09
Mar
12

8M – pagina 12

 Por Gustavo Veiga
 
Si Boedo es tierra santa, la Plaza de Mayo colmada ayer parecía la ciudad de Luján durante una peregrinación. Cien mil hinchas de San Lorenzo (según los organizadores) bajaron por San Juan hacia el centro, tomaron por la 9 de Julio y desembocaron en el emblemático paseo. Un dato difícil de refutar, a juzgar por la movilización infrecuente, pacífica, donde motoqueros y familias de a pie, fanáticos subidos al techo de los micros y señores en autos descapotables se apoderaron del centro de Buenos Aires por unas horas, sobre el cierre de la tarde. Esa masa humana de uniforme color azulgrana, embanderada bajo la consigna “Por la restitución del predio de avenida La Plata”, plantó un mojón histórico de nuestra épica futbolera. No festejaban un título de campeón mundial ni la salvación del descenso. Pedían volver a donde se levantaba el Viejo Gasómetro hasta el 2 de diciembre de 1979 y donde hoy funciona un hipermercado en el que Carrefour acaba de anunciar mejoras. Un sacrilegio para los devotos del club fundado por el padre Lorenzo Massa.
La caravana, ordenada y sin custodia, partió del corazón de Boedo. En transportes escolares, autos, motos o de a pie, los hinchas de San Lorenzo tomaron avenida La Plata, doblaron por San Juan, pasaron por la tradicional esquina Homero Manzi y armaron una columna compacta en dirección a Constitución. Por media hora el tránsito se detuvo de Sur a Norte y de Norte a Sur. Era imposible cruzar de vereda. La consigna “San Lorenzo vuelve a tierra santa”, ideada por la Subcomisión del Hincha, se amplificó por las redes sociales hasta construir un acontecimiento que no registra antecedentes de tamaño semejante. Sobre todo, por el final que tuvo la marcha. La gente desembocó en la Plaza de Mayo, donde se levantaba un palco, igual que en plazas pretéritas, de otro perfil, con Perón como orador o genocidas en el balcón de la Rosada reivindicando una guerra. Más militantes, más descamisadas, también manipuladas, pero menos futbolísticas, sin una copa mundial que levantar.
Hay que decirlo. El pueblo de San Lorenzo diseñó y concretó un hecho de estatura política. Un acto de resistencia contra el desarraigo a que lo sometió la dictadura con una ordenanza municipal del brigadier Osvaldo Cacciatore. Corría el 24 de marzo de 1980. Antes, Moisés Annan, el presidente del club, claudicaba: “El cierre y desaparición del Gasómetro es cosa juzgada”, había declarado.
Anoche los hinchas abuchearon a otro presidente, Carlos Abdo. El mismo que recibió plata fresca de la AFA el mismo día del acto multitudinario: un préstamo de siete millones de pesos para tapar agujeros de una economía que se cae a pedazos. En el palco se confundían hinchas, jugadores y políticos que sumaron su aporte al proyecto de reparación histórica. Subieron legisladores como Daniel Filmus, Juan Carlos Gullo, María José Lubertino, Eduardo Epszteyn, María Rachid y el autor de uno de los proyectos de ley, Gonzalo Ruanova; el ex técnico del campeón 1995, Héctor Veira, y futbolistas como Bernardo Romeo, Pablo Migliore y Damián Manusovich. Abajo, cien mil almas habían tenido su gran día. El día en que plantaron bandera para reclamar el regreso a Boedo.
Anuncios

0 Responses to “8M – pagina 12”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: